4.1.18

La lucha contra el cáncer continúa

Los comienzos de año siempre son periodos de grandes promesas y esperanzas. Desde el punto de vista científico, estoy seguro de que 2018 traerá buenas noticias respecto al avance de la lucha contra el cáncer. La irrupción de nuevas tecnologías como CRISPR-Cas9 podría generar un cambio significativo en el abordaje terapéutico de esta enfermedad de enfermedades, pero en el artículo de hoy me gustaría compartir contigo, lector, uno de los avances más prometedores, relacionado con el uso de anticuerpos.
Resultado de imagen de pembrolizumab
Unión del pembrolizumab (Anti-PD1) a PD1 induciendo la destrucción de la célula tumoral
Uno de los avances más significativos en los últimos años relacionado con la lucha contra el cáncer es la aparición de anticuerpos terapéuticos que pueden atacar a más de un tipo de cáncer diferente. El principio es sencillo, se trata de que dicho anticuerpo actúe frente a una alteración que no esté asociada al órgano afectado por el cáncer, sino que subyazca a varios tipos tumorales diferentes. El ejemplo que hoy os traigo ataca directamente a alteraciones en el ADN. Se trata del pembrolizumab, diseñado por Merck. Se ha demostrado como este anticuerpo, clásicamente utilizado para el tratamiento de melanoma, puede ser utilizado para cualquier tipo de tumor sólido adulto o infantil que cumplan una condición, deben tener deficiencias en los mecanismo de reparación genética. Se trata de un gran salto ya que actualmente los anticuerpos actúan sobre un número reducido de tipos tumorales, además, supone una novedad conceptual muy interesante. 

En un estudia reciente a de Diaz y colaboradores de la Universidad Johns Hopkins estudiaron el efecto de este anticuerpo en 86 pacientes con 12 tipos tumorales diferentes, todos ellos con alteraciones asociadas a la reparación. 53 de los pacientes respondieron positivamente a la administración de pembrolizumab (artículo completo).

Permaneceremos atentos durante este 2018 al efecto del pembrolizumab y otros anticuerpos en la lucha contra el cáncer. También debemos tener en cuenta otras terapias prometedoras como el uso de CRISPR-Cas9, avances en el uso de neutrófilos para eliminar células tumorales, terapia génica, etc. En definitiva estamos asistiendo como espectadores a unos años que jugarán un papel fundamental en la lucha contra el cáncer. Lanzar mensajes que afirman que el cáncer va a desaparecer en un periodo corto de tiempo es un error rotundo, pero si es verdad que tanto los avances en ciencia básica como aplicada están abriendo nuevas opciones en esta lucha. Permaneceremos atentos a los avances en este 2018.

JFR, 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario