25.6.16

Jimmie G, el marinero con Korsakoff



Hace ya varios meses nos dejó el gran Oliver Sacks, al leer su autobiografía descubres la apasionante vida que llevó, siendo un ejemplo su gran legado. A lo largo de los diferentes libros, relatos y artículos de Sacks hemos conocido a un gran número de pacientes y las historias subyacentes a sus vidas. De hecho, las historias que nos ha traído Oliver Sacks supusieron un cambio total en la divulgación de la medicina.

De todos los casos que aparecen en su obra, uno de los que más me llamaron la atención fue el de de Jimmie G, que aparece en su libro “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”. El libro está lleno de casos e historias como el de la señora B., el señor McGregor, o el doctor P., cuya historia da nombre al libro. Volviendo a la historia de Jimmie G., este le contó a Sacks como su trabajo era de ayudante de radio en un submarino, durante la conversación, el médico le preguntó por su edad y la fecha en la que se encontraban, el totalmente seguro le dijo que tenía 19 años y era 1946. Aquí aparece uno de los puntos que más me han impactado de toda la bibliografía de Sacks, y es cuando este le mostró su reflejo en un espejo y el pobre Jimmie se horrorizó por completo al comprobar que el espejo le devolvía la imagen de un anciano. A los pocos minutos se olvidó de este evento incluso olvidó quien era el doctor que le estaba atendiendo. Dentro del complicado diagnóstico, Sacks determinó que padecía síndrome de Korsakoff, una alteración neurológica consecuencia de un consumo excesivo de alcohol. El elevado consumo de alcohol durante un periodo largo de tiempo genera fuertes déficits en vitamina B y otras vitaminas y minerales. El consumo prolongado de alcohol daña el tracto digestivo dificultando la absorción de vitaminas y minerales esenciales. Los pacientes acaban desarrollando amnesia anterógrada y en ocasiones retrógrada. En los últimos años se ha mejorado el tratamiento de esta enfermedad, aunque, al igual que en el caso de Jimmie G., el cerebro está realmente dañado, complicando todo atisbo de cura. En el artículo "The Evolution and Treatment of Korsakoff's Syndorme. Out of Sight, Out of Mind? podéis profundizar más sobre este tema (enlace artículo).

Con este artículo, hago una invitación a todo aquel que no conozca la obra de Oliver Sacks, a que navegue por sus apasionantes historias. El caso de Jimmie G., además, viene acompañado de un preludio del gran Luis Buñuel que os dejo a continuación:


Esta es una de las muchas historias del gran Oliver Sacks, que consiguió cambiar por completo la visión de los pacientes con alteraciones neurológicas, profundizando en sus vidas, humanizándolos y poniendo cara y nombres propios a la enfermedad.
JFR, 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario