11.8.14

Superalimentos o ¿superalimentos?


Hoy queremos hablar de un tema de gran importancia en la actualidad, como dice el título del post son los “superalimentos”. Cada vez es más frecuente escuchar en medios de comunicación la aparición de alimentos suplementados con grandes capacidades o alimentos que hasta el momento obviaba nuestra dieta que pueden ser realmente beneficiosos para nuestro cuerpo. Todos hemos oído hablar de la quinoa, las bayas de goji o la jalea real, pero ¿hasta qué punto son beneficiosos estos alimentos? ¿Debemos introducirlos en nuestra dieta como un componente más o como un suplemento? ¿Se puede realmente prevenir el cáncer con estos alimentos? Todas estas preguntas podemos llegar a hacérnoslas al recibir información sobre estos alimentos, ya que muchos de ellos se anuncian como anticancerígenos o antienvejecimiento. Hay que partir de la base, para empezar, que el envejecimiento es un proceso natural inherente a la vida, en el caso del cáncer es algo mucho más complejo, porque en mi opinión el cáncer son muchas enfermedades diferentes englobadas en un mismo concepto. La clave está en la dieta, en el momento en el que se lleva a cabo una dieta equilibrada estos alimentos pueden tener algo de influencia pero por si mismos no van a evitar el desarrollo de ningún tipo de patología. 

Según información obtenida de la revista “Buena Vida” cada 0,13 segundos alguien busca en google el termino superalimento, y este es un dato preocupante porque mucha de la información aportada por la red está equivocada, de hecho de estos superalimentos hay algunos componentes que en exceso pueden dañar el organismo, un ejemplo son algunos antioxidantes asociados a las membranas celulares, cuyo exceso en el interior celular puede generar una desestabilización de dicha membrana. 
 
Hay que reconocer que el concepto de “superalimento” es un concepto que está de moda en la actualidad pero un ejemplo claro de este sería el aceite de oliva o el tomate rico en antioxidantes, si hablamos de estos últimos es por todos conocido el alto contenido de estos en productos tan variados como los frutos secos, el vino, la cerveza o la uva (el hoyuelo de la misma para ser exactos). 

Pero hablemos de algunos de estos alimentos, en mi caso comentaré los que se pueden encontrar en un mercado o supermercado. El primer ejemplo es la quinoa, estas semillas, como el resto de semillas, son ricas en hidratos de carbono y proteínas pero además aportan distintas vitaminas (E y B), omega 3, etc. En mi experiencia particular cuando la probé no fue de mi agrado pero con el tiempo he descubiertos distintas recetas donde puede incorporarse. Un caso mucho más agradable es el del chocolate, eso sí tiene que ser el chocolate puro para que la cantidad de grasa compense el beneficio que aporta, es rico en antioxidantes y distintos estudios abalan su capacidad cardioprotectora. En el caso general el consumo de fruta es necesario para una dieta equilibrada, dentro de las frutas, hay algunas que tienen mayores cualidades como la manzana, el kiwi o las fresas. 

El caso de los frutos secos es similar al del chocolate, el contenido en grasas compensa los beneficios que aportan, muchos de ellos son fuente de CoQ y otros antioxidantes, por ejemplo un estudio recomienda tomar 100 g de pistachos al día. Y aquí viene otro problema y es que es imposible tomar todas las cantidades recomendadas de todo al día, en mi caso como amante de la ciencia y la cocina recomiendo sustituir estos alimentos por otros utilizados de rutina en la cocina. Un ejemplo claro es introducir rúcula a las ensaladas sustituyéndola por la lechuga, ya que es rica en glucosinato y flavonoides, también puede acompañar tu ensalada con nueces y remolacha, retirando por ejemplo las aceitunas. Otro ejemplo menos utilizado es la introducción como especia de la mostaza india u oriental, esta es un referente de la lucha contra el colesterol y su delicioso sabor te permite utilizarlo con todo tipo de carnes.
 
A la izquierda la flor de la mostaza india ó parda, a la derecha unas hojas de rúcula
En resumen no se debe concebir el termino de superalimento o alimento milagro independiente de una buena dieta, como mucho podríamos hablar de “súper dieta” y en ese caso aquellos que vivimos en el Mediterráneo sabemos bastante, y si pensáis que una dieta equilibrada no está ligado con comida deliciosa aventuraros a entrar en la cocina y jugar con los sabores, y si de paso añadís alimentos ricos en antioxidantes o flavonoides mucho mejor.

Salud y a disfrutar del día.

 Servet, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario