17.10.11

Genética Forense: Desnudando a CSI


La genética forense es un tema que hace unos años era un total desconocido para casi todos pero que se ha puesto de moda gracias a la serie CSI. Este post no es para criticar a la serie ni mucho menos, ni hablar sobre su escaso rigor científico, sino que la misión de este post (el primero de una serie de post que se irán alternando con otros) es dar información, sobre todo curiosidades, sobre este campo que no es tan joven como muchos creemos. Sin duda alguna el gran salto de esta ciencia fue el descubrimiento del DNA, el desarrollo del Proyecto Genoma Humano y sobre todo la puesta a punto de la PCR, ya que esta técnica y sus variables son esenciales en cualquier laboratorio de criminología, medicina legal y genética forense.  Hoy día hay cierta legislación que rige todo el proceso de extracción y pruebas legales de DNA, aunque en España no hay una legislación clara sobre el tema si existen una serie de recomendaciones, aunque no es la intención de este post enumerar leyes ni entrar en temas jurídicos es necesario que sepáis que existen recomendaciones a nivel de la UE (nºR), de la Sociedad Internacional de Genética Forense) y del Instituto Nacional de Toxicología.

         Tras esta breve introducción y para concluir este primer post sobre GF os voy a dar algunos datos sobre uno de los estudios más famosos de la historia de la genética forense: La identificación de muestra de personajes de la 2ª Guerra Mundial. Esto fue esencial para cerrar uno de los capítulos más nefastos de la historia de la humanidad. Dos de los personajes que se identificaron gracias a la genética forense fueron:

Josef Mengele: Fue uno de los primeros trabajos de identificación a partir de huesos; confirmó que unos restos exhumados en Brasil en 1985 pertenecieron al Dr. Josef Mengele, el “Ángel de la Muerte” de Auschwitz, evadido a Sudamérica tras la Segunda Guerra mundial y cuyos hallazgos antropológicos no parecían corresponderse ni con su historial médico ni con sus registros dentales. La amplificación de microsatélites a partir de un fémur permitió establecer la paternidad de los restos respecto a un hijo de Mengele.
Martin Bormann: El 4 de Mayo de 1988 el tribunal de Frankfurt anunció que los restos de un esqueleto desenterrado en 1972 en Berlín Occidental se correspondían con los de Martin Bormann, el “segundo hombre” del Tercer Reich, secretario privado de Adolf Hitler. Procesado en ausencia y condenado a cadena perpetua en 1946 por el Tribunal de Nuremberg, los rumores populares lo situaron en diversos países durante años por lo que tanto la familia como el fiscal general alemán decidieron la identificación de los restos mediante análisis de ADN, a pesar de la identificación positiva realizada por expertos de la clínica dental de la policía y del Instituto de Medicina Legal y Social de Berlín. No se obtuvieron resultados con los marcadores nucleares, pero las secuencias de las regiones HVI y HVII del ADN mitocondrial de porciones del fémur derecho y de la tibia izquierda fueron idénticas a las de la sangre de una prima por línea materna (no repetidas en 1.500 secuencias de referencia caucásicas de dos bases de datos).

         Esto muestra como la GF ha sido esencial en casos famosos, en otros post hablaré de otros casos desde un faraón, a Jesse James pasando por toda la familia Romanov y muchos más ejemplos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario